¿Mamá culposa? Cómo dejar el perfeccionismo y estar más presente

Actualizado: 25 ago




¿Te pasa que cuando estás trabajando sientes culpa por no pasar más tiempo con tus hijos, y luego cuando estás con tus hijos te sientes mal por no estar adelantando en ese proyecto importante? Esta es una sensación común en muchas mamás y algo que en lo personal he tenido que aprender a manejar. Hoy en día, parece que se nos exige mucho, y nosotras sin darnos cuenta incorporamos ese mensaje, sufriendo mas de la cuenta en nuestro día a día. Aquí comparto algunas prácticas que me han ayudado a mí y a mis clientes a bajarle a los niveles de culpa y subirle a los niveles de paz.


¡Espero que a ti también te den ideas para aplicar y empezar a estar más presente en lo que estés!


#1 - Aprende a distinguir entre culpa y vergüenza


A mí se me abrió una nueva perspectiva cuando aprendí, en mi formación de coaching ontológico, cuál es la diferencia entre la culpa y la vergüenza. La culpa aparece cuando estamos poniendo en riesgo un valor propio, un valor mío, mientras que la vergüenza aparece cuando estamos afectando de alguna manera valores sociales o de otras personas. Me impactó, porque me di cuenta que en realidad lo que siento con más frecuencia es vergüenza, y había estado confundiendo ambas emociones.


Esto me ayudó a poner en perspectiva mis propios valores y a identificarlos mejor, separándolos de los de los otros, o los que son más culturales. Me ha ayudado a ponerle menos peso a la sensación de vergüenza que a la verdadera culpa. Y cuando es culpa, puedo afrontarlo mejor, aprendiendo de la situación y hablando con quien tenga que hablar. Con todo y esta distinción, muchas veces sigo hablando de "culpa" aunque sea vergüenza, pues así es más probable que me entiendan. Sin embargo lo importante es tenerlo claro internamente.


#2 - Recuerda que no eres la única que se siente así


Si quieres aprender a ser más autocompasiva, y así tener una diálogo interno más amable y sentir más paz, es clave que tengas presente que todas las personas sufrimos, de una u otra manera. Aunque suene obvio, tendemos a dramatizar nuestros problemas y creer que somos los únicos desgraciados que lo viven así. Perdemos fácilmente la perspectiva de que somos seres humanos, y como tal, tenemos una experiencia compartida base, y buena parte de eso es que todos tenemos nuestros problemas. Cuando sabes que no eres la única, se te quita un poco de ese peso de encima... Por lo menos a mí me ha servido.


"Hay un "filtro femenino" que es un sistema de creencias adoptado socialmente sobre lo que es una mujer ideal (sé buena, cuida tu apariencia, hazlo todo). La principal manera en que las mujeres nos mantenemos dentro de este filtro, es a través de la culpa". - Jodi Detjen

#3 - Ten presente la influencia de los paradigmas culturales, para separar tus propios valores de los que son sociales


Se puede ver fácilmente en estudios, en los mismos comentarios en redes sociales, en libros, etc, que la mayoría de las mamás tenemos esta sensación frecuente de culpa, de sentir que no estamos dando "lo suficiente." Esto viene de la mano con un par de paradigmas sociales que existen en la actualidad: el de la "mamá ideal" (atenta, detallista, con todo "bajo control, organizada, presente, amorosa, etc, etc), y además, el de la "trabajadora ideal" (estar disponible 24/7, "darlo todo", estar "camiseteada", etc, etc)... Es imposible cumplir al 100% con todo esto, sin mencionar los otros roles que se esperan de nosotras socialmente (esposa, hija, amiga, miembro de una comunidad, etc).


Algunos autores, como Detjen, incluso afirman que a nuestra sociedad le sirve que sintamos la culpa, para mantener claros nuestros roles. Más allá de esto, estos paradigmas limitan nuestras posibilidades de crecimiento y satisfacción en la vida, pues la culpa nos drena de energía y atención. Para mí, ya conociéndolos y teniéndolos presentes, es un primer paso importante en lograr soltarlos.


#4 - Sé amable contigo misma


¿Le has puesto atención a la forma en que te hablas a ti misma? ¿Las cosas que te dices? Si eres como la mayoría de nosotras, probablemente te dices cosas crueles, que no te atreverías a decirle a otra persona. ¿Y si intentas hablarte a ti misma como si le estuvieras hablando a una de tus mejores amigas? Esto también es una de las bases para la autocompasión.


#5 - Recuerda estar donde estás; regala tu verdadera presencia


Muchos estudios han encontrado de forma contundente que para un adecuado desarrollo afectivo de los niños, importa mucho más la calidad del tiempo que pasamos con ellos, que la cantidad. Cuando compartas con tus hijos, deja de lado el celular, las otras preocupaciones, y así sea por el rato en que los estás acostando, o leyendo un cuento, o conversando a la hora de la comida, mantén la intención de estar verdaderamente presente.


Esto vale para tus hijos y para el trabajo; cuando trabajas de forma enfocada, aunque no le puedas dedicar todas las horas que quisieras para que "quede perfecto," vas a poder ser más productiva. Te podría servir darte un recordatorio a ti misma cada vez que vayas a cambiar de ambiente y/o de actividad.


Declara la intención de vivir con más presencia y menos culpa; este es el primer paso para soltarla.


Recuerda tener claros tus propios valores, aquello que más te importa, para evitar confundirlos con los paradigmas sociales. Además, practica la autocompasión al recordar que no eres la única pasando por esto, hablándote de forma amable y procurando estar verdaderamente presente. Y no te des duro a ti misma si te ves aún sintiendo mucha culpa... es un camino largo y nada ayudaría el sentir culpa por sentir culpa - ¡el colmo!


Si resonaste con este artículo y has tenido tus propias batallas con la culpa, o si has logrado soltarla, por favor comparte tus comentarios abajo. Si es lo primero, le recordará a otras que no están solas, y, si es lo segundo, esa experiencia que compartas servirá para tener aún más ideas sobre cómo soltar esta emoción.


Si en este momento estás buscando trabajo, después de haber tenido una pausa laboral por tu maternidad, te invito a descargar mi guía gratuita "4 errores que no quieres cometer al reactivar tu carrera profesional (Especial para mamás)."

6 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo